traducirse en:

PARTE

Capítulo Uno

De acuerdo con la pequeña ventana pantano kochkovogo deslizado lobos. líder Brown olfateó y se quebró los dientes. banda Prymolkshaya pochuyala Dobycha.

aullido débil y réquiem tranquila despertó prikurnuvshego haciendo eco en el hueco de carpintero de pino.

De resoplido chapygi surgido con dos liebres y, la nieve que sopla, Corrimos a las tiras de contorno.

Según percal de tren de vertido de arena de carreteras; palomas revolotearon madera bajo la brida, y caballos, tiró la goma de mascar, oídos napryanuli.

De arbustos netos extrañamente destellaban luces y, doggo, extinguido.

- lobos, - oscilado alta en la sombra de la sublunar.

- Sí, - el ruido se alza la voz tosido. En las agujas de un ruido se escuchó tranquila Morochno ushuk barrera de hielo…

Vanchok al albergue cantó canciones. Corteja Felipe y su hermana Limpiadu, achispado, Se jactaba de su bolsa.

Aserrado sobre la mesa en los decantadores de cristal tallado con un silbido Sivukha. Philip, vidrio oporazhnivaya, prislonâl a la nariz y pan, olfateando, bebió de porosshie, cómo mshaninoy, pómulo. En el porche un perro ladró, y los corredores katniku resbaladizas crujieron.

- la yegua no es robar tanta madera, - Cogí el arma colgada en la pared de Felipe y, cerrando la puerta, Se puso sus alces sombrero.

El viento soplaba sus mejillas se empañaron.

Zabryakavshaya diablos se deslizó por la puerta con un chirrido Iniesta llamó a la ruptura.

- ¿Quién va? - apretó voz ronca.

- Ovsyannikov, - La respuesta corta para los carros.

- Para-a!

Por kruzheveyuschemu corriendo por las escaleras de un anciano con barba,, agitando el látigo, Se refirió a la carretera.

- En chapyzhnike, - gruñido sordo que él, captura castrado Sivogo.

Felipe fue en la carretera y cayó en la oreja poroshni inquietas. en el oído, la forma de lana, Me quedo incursión puhovity.

- Ir, - él sacudió su arma sobre los baches y, no apague el porche, Me encontré con la casa.

Vanchok dormitando sobre un vidrio vacía. En la planta fue goteando jugo de pepino y se mezcla con la vena de mahotki la leche derramada.

Los versos más populares Esenina:


Todos los poemas de Sergey Yesenin

Deja una respuesta